Under pressure

Para variar en los últimos tiempos, la falta de tiempo y a veces, para qué negarlo, de ganas, me han mantenido algo alejada de este blog. Y no es porque no tenga ideas o me falten temas para escribir; al contrario, están tan amontonados que me cuesta separarlos unos de otros, organizarlos, vestirlos de domingo y dejarlos por aquí por si a alguien le da por pasarse y echar un vistazo.

El caso es que el lunes fue San Valentín  y las opciones que se me presentaban eran las siguientes:

– Post “de riesgo” para l@s diabétic@s (I mean, con exceso de azúcar).

– Post incendiario, tratando de dinamitar la festividad desde los cimientos.

– Post sobre cualquier otro tema e ignorarlo.

Al final no hubo tiempo para ninguno aunque, al margen de cualquier otra celebración que tuve ese día, cumplí mi tradición de hacerme un regalo to myself (este año han caído unos taconazos de charol negro rollo años 50 preciooooooooooooooosos). Para el que no sepa de que va mi teoría sobre San Valentín y los regalos, igual lo cuento otro día =).

El tema es que estaba yo recapitulando los posts que mentalmente he escrito y tengo pendientes de colgar cuando, oh sorpresa mayúscula (o capital surprise para los angloparlantes o los snobs), voy y me encuentro esto:

‘Jóvenes sobrantes’ en China: el sufrimiento de fingir ante tus padres que tienes pareja

Y claro, después de leerlo, me da por pensar que muchas veces nos quejamos de vicio y que siempre hay otro (u otros millones) que están peor que nosotros y que los que viven under pressure por no pasar San Valentín como impares deberían relajarse, que hay cosas peores en esta vida que no recibir un regalo envuelto en papel verde y dorado (todos sabéis a qué establecimiento me refiero, ¿no?), como que la sociedad acuñe el término “sobrantes” que, reconozcámoslo, es hasta cruel. Si lo pensamos friamente, por aquí se está mucho mejor.

Al fin y al cabo, de poco sirve que nos digan “te quiero” (incluso previo pago para que nuestros padres -o más bien los de cualquier joven chino- se callen)hasta que no somos capaces de mirarnos al espejo por la mañana y decírnoslo (pero de verdad) todos los días.

Anuncios

2 comentarios en “Under pressure

  1. jajajaja hubiera estado bien lo del post incendiario. Me quedo muerta con lo de los chinos, aunque creo que es la solución para que los padres piensen que te dejan “colocado”…
    Lo malo es que los padres no se quedan contentos con nada, y si el novio llama, será insuficiente y querrán que vaya a cenar, y luego a las comuniones, y las navidades… al final acabaría siendo tu novio por aburrimiento… y tú su novia por tu propia culpa. qué caos!
    En fin, conoces a alguien normal que celebre al tal valentín?
    bss,
    N.

    http://myburberrynight.blogspot.com/

  2. Jajajaja y sobre todo la pasta que te cuesta el paripé, que no están las economías para dispendios…
    Alguien habrá que lo celebre, digo yo, que si las compañías se dejan un pastizal en hacer cajas con forma de corazón para sus productos será por algo. Lo de la “normalidad” es un baremo que hace mucho que se me escapa porque me parece casi utópico…
    Bss

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s