Eloquentia

Esta mañana ha sido la sesión final de un juicio en la Audiencia Provincial sobre apropiación indebida que ha durado 5 días. Cinco interminables días. Hoy era la jornada grande: los informes. Para todo aquel que no esté familiarizado con el proceso penal, explico que el informe es la parte final del juicio, en la que el letrado hace un resumen del procedimiento, expone sus conclusiones y solicita que la Sentencia sea dictada acorde con su solicitud (vamos, los discursos que hacía Bizcochito en Ally MacBeal XD). En mi humilde opinión de letrada principiante es el momento en el que ves si alguien vale o no (aunque en la mayoría de los casos el juez no haga ni caso y esté pensando en si cenar carne o pescado).

 Para mí la sorpresa ha sido uno de los letrados actuantes. He de decir que es uno de esos abogados que ya tiene un nombre, de modo que mi curiosidad durante la vista se ha mantenido siempre en alerta. Reconozco que durante los interrogatorios llegué a pensar que flojeaba y que, como tantos, no es oro todo lo que reluce. Hasta el alegato final. Desde aquí retiro cualquier tipo de reticencia y me quito el sombrero ante la elocuencia, saber estar y desparpajo de ese hombre, que, aun conociendo yo todo el procedimiento y habiéndome tragado 4 días de sesiones, ha conseguido mantener mi atención durante más de una hora de discurso.

 Ya me gustaría a mi ser capaz de expresarme en público (bueno, y también en privado, qué narices!) de esa forma, sin atorarme, balbucear o perderme en los cerros de Úbeda (que deben tener unas vistas preciosas). No es que esto me pase trabajando (a ver si vais a creer que soy una inútil total) sino que lo normal es que sea en mi vida diaria cuando la lengua decide ir por un lado y mi cerebro por otro (de mis pies mejor no hablamos 😉 ), lo que me trae más de un quebradero de cabeza por decir en voz alta lo que no debo o no decir lo que debería. Vamos, un lío.

 Ahora que lo pienso… ¿venderán en e-bay elocuencia embotellada?

Anuncios

Un comentario en “Eloquentia

  1. He llegado hasta tu blog gracias al "chan chan chan" de la canción y, en fin, antes de seguirte leyendo (y a pesar de que mi comentario no responde a tu último post), ¿me aclaras porqué Sanchidrián se llama así? Me he pasado la vida dejando a la izquierda una indicación que lleva a ese pueblo… ¿Algo que ver?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s