Ladies, gentlemen, Felicity

 Con estas palabras, y haciendo una alusión directa al papel de Felicity Huffman en “Transamérica”, Jon Stewart daba el pistoletazo de salida a la 78ª entrega de los Premios de la Academia, Oscars para los amigos.

 En primer lugar, y aunque sorprenda a propios y a extraños, debo confesar que lo que más ilusión me ha hecho ha sido descubrir que Ana García Siñeriz no iba a copresentar el especial de esta noche. Todo aquel que haya leído mis reseñas de años anteriores sabe que NO LA SOPORTO. Lo siento. Me parece pesada, sosa y creo que sus comentarios están siempre fuera de lugar. Con estos antecedentes, Angels Barceló lo tenía tirado. Y ha estado muy bien. Olé por ella. Otro gran acierto ha sido no invitar al diseñador (perdonadme que no recuerde el nombre) que estuvo el año pasado. ¿A quién se le ocurre poner a comentar la entrada por la alfombra roja a un tío que nada más empezar declara su odio acérrimo por los trajes de noche? Un absoluto desatino. Hoy ha sido Martina Klein la que ha dado la nota de color al comienzo. Tampoco es que haya hecho un papelón, pero ha salvado la situación dignamente.

 Entrando en materia, debo felicitar la elección del presentador, que ha conducido la gala de un modo impecable. El monólogo inicial ha sido brillante. Por otro lado, sorprendentemente, “la fiesta del cine” ha durado menos de lo esperado lo que se agradece cuando llevas 3 horas escuchando agradecimientos hasta para el que vende las palomitas en el cine. Que tomen nota los de los Goya. Que si, que para todos es una sorpresa, que sus familias son fantásticas, que el trabajo ha sido maravilloso, blablabla. O dais carnaza, o con un “gracias” basta. Aprended de Anna Paquin, que se quedó muda.

 Ha sido George Clooney el primer galardonado de la velada (ainss!), que se ha desarrollado sin excesivos sobresaltos y muy en la línea que marcaban las quinielas. No ha habido gritos, ni gente saltando por los asientos, ni recordatorios a la Virgen de la Regla. Pero sí hay una serie de cosas que querría comentar:

 – En primer lugar, me encantaría que alguien me explicara cómo ha hecho Dolly Parton para trasladar toda la masa muscular de sus glúteos y piernas al pecho. Ni Harry Potter. Eso es magia avanzada, amigos. ¿Alguien tiene el número de su dietista o de su cirujano? En esta categoría, la de mejor canción, he echado mucho en falta puestas en escena como la de “Blame Canada”, cantada por Robin Williams o el año pasado Beyoncé cantando el tema de “El fantasma de la ópera” (aunque casi le costara la salud por culpa del collar que la plantaron). Ha perdido mucho.

 – Un 10 a Ben Stiller en la entrega al premio a los efectos visuales. Simplemente genial.

 – La (supongo) productora del mejor corto de animación, “The Moon and the Son: An imagined conversation”, aferraba la estatuilla como si, en palabras de mi madre, “fuera a degollar un pato”. Digno de ser visto.

 – Ha sido la primera vez que he visto “tunear” un Oscar. Este fastuoso momento ha corrido a cargo de los directores de la mejor película de animación (“Wallace y Gromit”), que les han colocado unas pajaritas a juego con las suyas que, ya que estamos, eran espantosas. Ha sido un detalle divertido. Por una vez me he alegrado de que no ganara quien yo quería, porque no podría elegir entre Burton y Miyazaki. Friki que es una.

 -¿Alguien se enteró cuando se murió Richard Pryor?

 La verdad es que el espectáculo ha estado bien montado, la escenografía lograda y los cortos que han puesto homenajeando distintos géneros cinematográficos los han clavado. Si hace dos años dije que yo de mayor quería ser como Katherine Hepburn, este año lo digo por Lauren Bacall. Eso si que es envejecer con dignidad. Marujita, aprende.

 La sorpresa, o más bien el sorpresón de la noche, ha venido de la mano de Jack Nicholson y del Oscar a la mejor película. ¿¡¿¡¿¡¿”Crash”?!?!?!? ¿Habiéndose llevado Ang Lee el de mejor director? Siendo sincera reconoceré que no la he visto, de modo que no voy a entrar en si el galardón es o no merecido, pero si esto fuera una quiniela como las del fútbol, el bote del año que viene iba a ser de agárrate y no te menees. Espero que más de uno llevara un botecito de sales en el bolsillo para sobrellevar el shock con orgullo.

 En fin, que ya es tarde para andar por estos lares así que me voy a mimir. Y como ha dicho Jon Stewart,

 “Good night and drive safe”.

Anuncios

6 comentarios en “Ladies, gentlemen, Felicity

  1. Buenas tarde guapisima:Que tarde se te ha hecho viendo la ceremonia, seguro que el madrugón ha sentado fatal, casi tanto como a mi, que me he levantado 5 minutos antes de que publicases ésto, y lo llevo mu mal, que no son horas. Tras leer tu narración me doy cuenta de que no se nada de cine, ni de actores, que envidia todo lo que disfrutas viendo esas cosas, yo no creo que hubiese aguantado 10 minutos seguidos.
    Que tengas un buen dia y hasta prontito. Muchos bechos

  2. también fue una sorpresa el oscar a la mejor canción original… pocos apostarían por el rap "it\’s hard out here for a pimp" (o así)… y mejor la improvisación  jon stewart después… eso de sus hijos se la están descargando de internet…
     
    aún a riesgo de parecer perfeccionista he de decir que esperaba un poco mas de causticidad en sus intervenciones… estuvo un poco más comedido que en su programa… pero eso es un detalle mínimo…

  3. Menudas palizas te pegas delante del tv… Total, no le veo la gracia a tanto premio que se dan entre amiguetes. Esto es como lo del amigo invisible, pero con regalos de miles de dolares ($$$$$), porque su bolsillo puede. El mío tiene un gran agujero. Me encanta que disfrutes con estas cosas, pero por lo que veo, esto es como los Grammy, Goya, Amigo, e incluso iría a esferas más altas como los PPe de Asturias. No dejan de ser al fin y al cabo, favores de amigos a amigos. Aquello del \’hoy por ti, mañana por mi\’. Sigo pensando, como todos los años… Viva Woody Allen, ese si que es un fenómeno, y no entra en el juego del resto, sobretodo porque no es políticamente correZto.
    Un saludooooooo

  4. Vaya, esto sí que es una crónica y lo demás son tonterías! 😉
     
    He estado un par de semanas fuera, de viaje con mi hermana, y es lo primero que he leído…así que ya me has puesto al tanto de los galardones.
     
    Por cierto, no sé dónde vi la foto de Dolly Parton en la ceremonia, pero… ¡¡eso tiene que ser muy malo para la espalda!!
     
    PD: La muerte de Richard Pryor sí que tuvo un ligero seguimiento en los medios españoles (yo lo leí en El Mundo online).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s