Cyrano XXI

 Ya lo he dicho muchas veces: creo que vivimos muy deprisa. Dejamos pasar muchos detalles quién sabe si por prisa, por pereza o por memoria selectiva. Una de las cosas que ya casi no se hacen y que a mi me parece preciosa es escribir cartas. El email y los mensajes de móvil (entre otras cosas) nos permiten una comunicación más rápida y quizá más efectiva, pero en cierto modo, mucho más aséptica y superficial. Nada tiene que ver escribir un mail (o enviar un Fw, que es más socorrido) con sentarse frente a un papel en blanco y ordenar nuestras ideas y nuestras emociones para plasmarlas sobre él, poniendo nuestras ilusiones en manos de un sello y esperando la llegada del cartero o contando los días que tardaría en llegar la carta y la esperada respuesta. Nada que ver con el “You’ve got mail” que aparece en la esquina inferior derecha de mi pantalla. Dónde va a parar.

 El caso es que hace unos días, un amigo mío llegó al trabajo (es dependiente en una tienda) y descubrió que alguien había pasado una carta por debajo de la puerta. Se trataba de un anónimo a través del cual una chica se le declaraba (en realidad no sabemos si a él o al otro chico que trabaja allí, pero yo barro para casa :P). Dejando a un lado el estilo o la presentación (es que para determinadas cosas soy muy puntillosa XD), la carta tenía un punto muy divertido que ha conseguido picar la curiosidad tanto de mi amigo como de su compañero de curro (que se han tirado días especulando sobre su procedencia y que, de paso, nos han hecho especular a las personas que conocemos la existencia de la misiva y pasar unos ratos estupendos). La sorpresa fue aun mayor cuando, tras leerla, dio la vuelta al folio y descubrió que en el reverso había escrita una poesía. De nota, oigan. De vuelta al s.XIX sin billete ni cinturón de seguridad. Me juego lo que sea a que está escrita entre varias chicas, que, además, se lo han tenido que pasar de vicio mientras lo hacían. Qué ripios, qué composición, qué trasfondo, qué manera de jugar con la métrica… 😉 Pero, sobretodo, lo que más valoro de semejante esfuerzo literario es un verso, para el que me faltan adjetivos, y que se ha convertido, según mi humilde criterio, en la cumbre de la literatura universal:

 “Ven aquí, so macho, que vas a pillar cacho”

 ¿Tengo o no tengo razón?

 

Anuncios

6 comentarios en “Cyrano XXI

  1. jajajjaja q bueno, con el trasfondo romantico que le estabas dando al asunto, ha sido llegar a la rima y chof!, de cabeza a la realidad
     
    besitos
     
    pd: q chula la foto de norte en la nieve 🙂

  2. Jajajajaja
    Dejando de lado la calidad poética del verso, su significado es, como poco, interesante. Amos, con el hambre que paso yo ya quisiera que unas seguidoras de el hijo del Fary o de Andy y Lucas me pusieran eso, poco contento iba a estar yo 😉
     
    En cuanto a lo de las cartas… ¡Cuánta razón tienes! Las nuevas tecnologías sirven, sobretodo, para deshumanizar las relaciones sociales. Antes cuando querías saber de alguien tenías que ir a verlo a casa, o como poco llamarlo. Hoy mandas cuatro letras desordenadas e ininteligibles, te dan una respuesta igualmente ininteligible y ya parece que te has \’comunicado\’… aissss que futuro más negro nos espera…
     
    Y lo dejo ya que me estoy sintiendo un poco abuelo-verde-cebolleta :p
     
    Besos, Joan.

  3. ay los ripios!!!! esos 14 años en que todo acababa en -ón y su rotundidad nos resultaba dulce y amorosa…
     
     
     
    por otra parte, las misceláneas cada vez se ven más acorraladas, al borde del exterminio… y con los aliados sin ganas de entrar en contienda…pero queda una esperanza (ya lo decían en el sexto sentido: "en ocasiones escribo cartas")
     
     
    Beso!!!!

  4. Pues sí, para qué negarlo: a mí me encanta recibir (y mandar!!) cartas. Nada comparable a la sensación de abrir con nervisismo el sobre, seguir las líneas con la mirada y con embobada cara de alegría, dar la vuelta a la hoja… y releer inmediatamente.
     
    La verdad es que no fue hace mucho cuando recibí mi última carta (cosas que tiene el exilio) y siempre es una delicia. Como yo soy muy "cartero", no me perdono no haber podido mandar postales navideñas este año y, aunque sé que es tarde, va a haber alguien que reciba 6 postales (una navideña y 5 de viajes) diferentes, todas  juntas! (Y estoy seguro de que tan fuera de temporada le van a hacer mucha más ilusión.)
     
    Besitos!
    Álex

  5. Ay, ay, ay… y luego nos quejamos de los piropos de los obreros (uy, perdón, "trabajadores especializados de la construcción") a las chicas que pasan por la acera…
    En fin… LiteraDura \’pa tós\’…

  6. Jajajajajaja, muy bueno el verso. En mi dia, hoy no muy bueno, ha puesto una sonrisa. Respecto a la correspondencia de verdad, si que hemos perdido…. Me ha entrado añoranza de aquellos dias en los que recibias una carta de un amig@ y se te iluminaba la cara y dejabas todo para abrir esa carta y leer…. Ayyyy….

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s