La playa

Anoche hablé con un amigo sobre mi blog, y de la conversación nació la idea de escribir este relato. No sé muy bien cómo habrá salido, pero el intento ahí queda 😉 _______________________________________________________________
 El calor era asfixiante dentro de la tienda a pesar de estar amaneciendo, cuando llega ese momento, casi imperceptible, en el que te recorre un escalofrío justo antes de que salga el sol. Las respiraciones de los demás eran lentas y profundas. Estaban dormidos. Decidió que era una buena idea salir y darse un baño. Pisar la arena le arrancó una pequeña sonrisa, y se acercó a la orilla hundiendo los tobillos a cada paso, buscando la sensación de frescor.
Se quedó allí parada, mirando al horizonte, mientras olas agonizantes se estrellaban contra sus piernas. La brisa jugaba con sus rizos. Lentamente, se fue quitando la ropa. Luego avanzó hasta que el agua llegó al nivel de su cintura y se hundió despacito, quedando sumergida de rodillas. La corriente envolvía su cuerpo y se sintió completamente libre, aguantando hasta que el oxígeno de sus pulmones estaba a punto de agotarse. No había terminado de ponerse de pie cuando notó unas manos en sus caderas y la primera bocanada de aire fue interrumpida por un beso. Abrió los ojos y la sorpresa la paralizó durante unos segundos, mientras las manos que la sujetaban estrechaban el contacto. Nunca habría imaginado que precisamente él fuera capaz de hacer algo así. Pero, extrañamente, no se apartó. Y se descubrió a sí misma devolviendo el beso, apretando el abrazo. Su piel mojada amplificaba por mil cada caricia recibida y sus manos se afanaban por recorrer cada centímetro de la piel de él, que la levantó en volandas sin separarse de ella y la llevó de vuelta a la orilla. Con cada ola que rompía sobre ellos su respiración se hacía más profunda y acelerada. Sus labios se hinchaban por la sal y sus cuerpos comenzaron a moverse acompasadamente…
Se despertó sobresaltada y bañaba en sudor. El calor era asfixiante dentro de la tienda a pesar de estar a punto de amanecer, cuando llega ese momento, casi imperceptible, en el que te recorre un escalofrío justo antes de que salga el sol. Las respiraciones de los demás eran lentas y profundas. Estaban dormidos. Decidió que era una buena idea salir y darse un baño…
Anuncios

6 comentarios en “La playa

  1. me gusta… las historias cíclicas (mi vida en mí mismo)….Hay un relato de Benedetti que también trascurre en una playa que es precioso. Se titula "Un reloj con números romanos" que está en el libro "Despistes y franquezas". Te lo recomiendo sin reservas…Besos.

  2. ¡Ay! que me intuía el final… aun así, me ha gustado. Muy bien contado.Muchas gracias por tu felicitación navideña, me ha emocionado, de verdad. Te deseo igualmente todo lo mejor para este 2006 que ahora comienza.Mil besotes!

  3. Al final no me queda claro quién se acuesta con quién. Tal vez era una amiga lesbiana que tenia novio y descubre su sexualidad de buenas a primeras???O a lo mejor era el mejor amigo de su infancia, de el cual pensaba ella que era homosexual??? Necesitamos la seguna parte!!!!(mala intención…)Puede estar basado en algún hecho real acontecido en alguna de tus aventuras campestres???

  4. ¡Uy, madre! Que estamos en temporada infantil-navideña y me encuentro este relato tan erótico-festivo… (ahh… pues va a ser que lo de "festivo" si que viene al caso, jeje)Me ha gustado, sí, señorita.Un beso,Álex

  5. A ver; esto es una fantasía er`´otica con un loop reiterativo, no es así?Para que te besen, y besen…pues no es mala idea, digo yo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s