Ariel, the little mermaid

Bueno, al menos así me llamaban el sábado de madrugada por la estupenda combinación de mi color de pelo y la afonía extrema que se había hecho fuerte en mi garganta. Esto último no era en absoluto alarmante teniendo en cuenta mi pésimo estado de salud durante toda la semana y que el día había sido de todo menos reposado.

Madrugué el sábado de un modo absolutamente inusual en mí para ir a la peluquería e intentar hacer algo con mis indómitos rizos, con el fin de conseguir parecer una persona sin electrocutar. Como buena peluquera, la chica que me atendió desoyó todas mis indicaciones e hizo lo que le dio la realísima gana, metiéndome unos tajos al pelo que pa’qué. Conclusión: el peinado monísimo, pero cuando me lo lave y vuelva a su estado natural, pasaré de ser Simba a ser Mafalda. Creedme, el cambio no me alegra.

Al haberme levantado temprano, decidí echarme un ratillo al llegar a casa para afrontar con las pilas bien cargadas lo que me esperaba, no sin antes advertir varias veces a qué hora necesitaba que me despertaran. ¿A vosotros os llamaron? Pues a mí tampoco. Nervios, gritos, prisas, conducción temeraria… Vamos, lo normal. La siguiente tarea de la lista era conseguir un taxi. Me río yo de La Odisea. Al final, con la hora pegada conseguí hacerme con uno, no sin antes gruñir a unas adolescentes que pretendían robármelo por la face. Inocentes, no sabían con quién se estaban metiendo. Tras 25 minutos para hacer un trayecto de 10 (si llega), por fin conseguí llegar a la iglesia. Saludos, alabanzas de rigor, cotilleos y según ponemos las posaderas en el banco, aparece la novia. Puntualidad británica. No es porque sea amiga mía y la quiera un montón, pero estaba preciosa 😀 y claro, todos nosotros emocionados perdidos. La ceremonia (si excluimos al cura hitleriano que la oficiaba) fue muy bonita, con cantante de ópera incluido. Piel de pollo y ojos “Candy Candy” por doquier. Como no podía ser de otra manera, pusimos la nota con dos ataques crónicos de tos. Épico.

A la salida, arroz, gritos de emoción, abrazos, besos, fotos… y corriendo al coche para llegar al restaurante. No preguntéis cómo, pero terminamos perdidos en la Casa de Campo y esquivando a una prostituta que pretendía lanzarse en plancha sobre el capó del coche. Impresionante trayecto. Gracias al GPS integrado que lleva una de mis amigas en la cabeza arribamos al restaurante a tiempo, sin que se notara demasiado nuestra tardanza. Más besos, más fotos, vino y aperitivos everywhere… y conseguimos conocer al novio, que ya nos valía. Un chico encantador, todo hay que decirlo.

De la cena y el baile poco puedo contar sin que esto se vuelva (más) kilométrico. Comimos estupendamente, brindamos hasta por las vacaciones de Semana Santa, bailamos todo lo bailable (incluido el gran éxito “El tractor amarillo” :S) y disfrutamos como enanos. Así acabó mi voz como acabó. Desde aquí hago un llamamiento: si alguien se la encontró, que me la mande a casa. Gracias.

Pero con lo que me quedo, sin duda alguna, es con la cara de felicidad de Sariny durante toda la noche. Por verla, los dolores musculares post-bailoteo, la afonía y la agonía en el sillón durante toda la tarde de ayer han merecido la pena.

¡¡¡FELICIDADES!!! ¡¡¡BESOS MIL PARA LOS DOS!!!

Anuncios

6 comentarios en “Ariel, the little mermaid

  1. Hola guapisima:Me ha encantado la frescura de tu espacio, es muy distinto a otros que he visto por ahi, me ha gustado mucho tu forma de explicar las cosas.Un saludo.

  2. "con los ojos de Candy Candy".. si, los que vibraban mientas salia una lagrima por el costado.. jajaja.. entiendo. Estoy pasando por un momento donde todas mis amigas se casan, no podrian verse ni mas bellas, ni mas felices.. pero no me voe alli. Un beso!

  3. jaja, yo tambien tengo el pelo rizado y lo de parecerse a mafalda me ha encantado porq es exactamente asi como me levanto algunos dias.es bonito ver como se casan las amigas, lo malo es cuando de repente su vida se transforma tanto q todas las conversaciones empiezan a tratar sobre el marido y lo bien q comen los niños y tu te das cuenta de q ya no tienes nada en comun. snifun beso

  4. Chicooooo_dulce, gracias y bienvenido :DMazzy, yo tampoco me veo XDeva, espero que la racha se acabe aquí, al menos durante un tiempo. Si no, me va a dar algo a base de "sustos"Gracias Willie!! La buscaré…Besines!

  5. Amoteeeeeee!!!! te quiero!!! jajajajajaja…. si te sirve de consuelo estabas preciosa!!!!.Yo ya ando por las Canarias con una calor de narices, así que para mi han sido unas navidades raras, raras… pero el 6 de enro voy para alla hasta el 10 asi que a ver si nos vemos, no???? MUAAAAAA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s