Desenlaces

En el capítulo anterior…

 “Al salir del restaurante, completamente ajenas a lo que aún nos esperaba, descubrimos con sorpresa que es hora y media más tarde de lo que habíamos calculado en  nuestro “planning” y nos hemos quedado sin sitio donde dormir, de modo que, ni cortas ni perezosas, decidimos celebrarlo…”

… como debe ser, es decir, yéndonos a la feria y montando en los cacharritos. Lo que se llama solucionar las cosas de un modo adulto y maduro. Tras un paseo de unos 15 minutos (en coche, que tiene más delito) nos plantamos en el recinto ferial, y previa  colocación de la novia en un lugar seguro y con la cámara en la mano, el resto de la expedición tomó al asalto la montaña rusa. Porque nosotras lo valemos. Y gritamos e hicimos el idiota durante todo el paseo, palabra (y eso que a veces no había ni cuestas). Después vino un estupendo debate sobre si era mejor montar en el tren del terror o en un castillo hinchable, pero a esas horas sólo nos dejaron disfrutar del coche de San Fernando de camino a nuestro querido medio de locomoción. Mención especial merece una de mis amigas, llamémosla V., que pensó haber perdido el carnet de identidad y desparramó todo el contenido de su bolso y bolsillos por el suelo mientras juraba en arameo y se veía sin poder presentarse al carnet de conducir dos días después, pero al final lo encontró. Es lo que tiene la perseverancia.

Una vez montadas en el coche, comienza la polémica: “¿Qué hacemos ahoraaaaa?”. La novia, en su estado, estaba cantado que necesitaba ir a dormir. El resto se debatía entre quedarse a dormir en la estación y coger el tren a su hora (yo), irnos de copas, dormir en la estación y coger el tren a su hora (V.), no dejarnos solas ni borrachas (aunque lo estuviéramos un poco) y encontrar un lugar donde pasar la noche (el resto). Y entonces, hicieron la pregunta mágica: “Sweet Caroline, ¿tú tienes que coger obligatoriamente ese tren?”, y casi antes de que yo contestase negativamente ya estaban buscando el modo de salir del laberinto del Minotauro (esto… de Pucela) para ir al pueblo (del que ellas son oriundas y yo casi hija adoptiva) a dormir. En ese momento, Sweet Caroline (la nena) tiene una revelación, y decide que lo mejor es llamar a su casa para que no se preocupen si no aparece (y no lo hará) a la hora que había avisado. Recuerdo a los lectores (si es que alguno ha aguantado hasta aquí) que eran más de las 4 de la madrugada. Mientras mis acompañantes ponían el grito en el cielo y a mí de vuelta y media por suicida, yo saqué el móvil del bolso y diligentemente marqué los numeritos. Un tono, dos… ¡contestan!, y sorprendentemente (bueno, no mucho) mi madre no estaba dormida. Le explico lo que ha pasado y que la aviso cuando lleguemos. A todo esto, llevaríamos unos 25 minutos dando vueltas sin encontrar la carretera. Cinco minutos más tarde, yo tenía la segunda revelación de la noche y sin avisar, para evitar los gritos, marcaba de nuevo el número de mi señora madre. Al descolgar la digo que he recordado que una de mis tías está en el pueblo y que voy a intentar que me lleve de vuelta a los madriles. El caso es que yo no me callo ni debajo del agua, y como no hacíamos más que decir tontería tras tontería, decidí radiarle el viaje a mi progenitora, lo que dio como resultado perlas como la que sigue:

–  Madre, ¿sabías que en Pucela hay un puente como el de la Cartuja de Sevilla?

– Hija, tú vas borracha.

– No madre, antes sí pero ya no.

Todo esto mientras mis amigas iban dobladas de la risa y haciendo comentarios complementarios a los míos. Obviamente, mi madre pensaba que moriríamos  estrelladas, ahogadas en el Pisuerga o que el coche acabaría en alguna cuneta de modo que opté por colgar. “Oídos que no escuchan…” (versión personal del refranero). Tres cuartos de hora tardamos en total en salir de Valladolid y enfilar hacia mi pueblo, trayecto de 130 km. que amenicé con anécdotas judiciales (es que ellas no tienen esta dire 😉 ) y chorradas varias. Si es que soy más graciosa…

Arribamos a eso de las 6 muy pasadas, y nos fuimos derechitas a mimir (yo al sillón de V., porque no tenía llave de mi casa). A la mañana siguiente, crucé la calle, no sin dificultad, y me dediqué a hacerle pucheros a mi tía hasta que accedió a volver un día antes para traerme. ¡Ole! Cinco horitas de coche (cuando lo normal son tres) y por fin en casa…

Anuncios

8 comentarios en “Desenlaces

  1. Oh, girl, it\’s so nice to see you\’re back…!Thank you so much for your sweetness!Creo que esta historia confirma mis sospechas: sabes mucho más de la "noche pucelana" que yo… aunque luego no sepas salir de la ciudad (y no sé porqué, pero me parece que los efluvios etílicos tienen que ver algo con ésto)…Muchas gracias por el caldo, el zumo, los analgésicos, las lecturas y los caramelos. Pero sobre todo, por las sonrisas.

  2. Jajaja…. toma ya; gloriosa la frase "-No madre, antes sí pero ya no." :-D. Me la guardo para sucesivas gestas. Un beso y welcome back!P.D.: Vaya, me quedaré con ganas de visitar esa Creta castellana (sólo he estado un par de veces –yo también soy hijo adoptivo de un pueblo a 130 km, jeje–, pero mis padres no tuvieron tanto problema para salir).

  3. mira tu, la proxima vez q cojais la salida mal, no os importe, os haceis los 130 kms igual y podeis dormir en mi casa (leon). total… aunq claro, me pregunto si mi madre seria tan benevolente a las cuatro de la mañana… va, mejor lo dejamos. ;)un beso muy grande sweet y que nunca nunca tengas q escribir esa postal

  4. Gracias por descubirte y descubrirme una vez más la belleza de una copiosa lluvia sobre los rastrojos del ser y las macilentas entrañas….Un saludillo desde tierra de nadie y sentimientos de todos!

  5. Cronopio, créeme si te digo dos cosas:1.- Ésta ha sido mi primera vez en Pucela la nuit.2.- No fue cuestión de alcohol, sino de poca experiencia de la que iba al volante.Btw, ¿estás mejor?Saturn, ya te digo…Álex, no sólo fue gloriosa, ¡es que era verdad! 😉 (y no estuve borracha, pero sí con un puntillo más que gracioso XD )Gracias por el ofrecimiento, Eva; fue precisamente la duda sobre la benevolencia materna lo que nos dejó sin sitio donde dormir :PLolo, gracias a ti.Ese Pablet… ^^Besines!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s