Goodbye spinster, goodbye (Odisea castellana)

Ya van dos veces que me recuerda que no hice crónica de la despedida de soltera y, como tiene razón, voy a ello. Álex, va por ti XD.


La verdad es que todo fue tan rápido que casi ni fui consciente de cómo discurrían las cosas. Una tarde, sonaba mi móvil a la salida del metro y cuatro días más tarde estaba camino de Valladolid dispuesta a armarla. Me gusta 😀

El sábado llegué a la estación de Chamartín con más de una hora de antelación. No es que temiera perderme (trabajo muy cerca y me sé el camino) pero sí quería recoger mi billete en la taquilla antes de subir al tren, que a mi esas modernidades de pedírselo directamente al interventor no me convencen. Bastante hice que lo compré por internet. El caso es que ya salí de casa preparada para el evento que me esperaba (como dice una amiga que es muy exagerada, “de p*** desde las 5”) y eso ayudó a:

1.- Que me diera mucho miedo un viejo que me soltó un bufido mirándome el escote poco antes de llegar.

2.- Mimetizarme perfectamente con el ambiente.

Para todo el que no lo sepa, hay que explicar que encima de la estación hay una discoteca y resulta que hace sesiones “light” los fines de semana. Así que allí estaba yo, puestísima y estupenda, rodeada de adolescentes tuneados, puestísimos y estupendos, que tenían tomados al asalto los servicios de la estación mientras decidían el mejor modo para colarse en el antro en cuestión, pegaban gritos vía móvil a sus progenitores (“Mamá, NI DE COÑA me vuelvo ahora a casa. La semana que viene os largáis y me quedo sola” decía un “angelito” de no más de 14 años) y comentaban que a una se la acababan de llevar con un coma etílico (os recuerdo que no eran ni las 18 h). Hice tiempo comprando tiritas porque los botines me estaban matando (y que han resultado ser –las tiritas- una de las mejores inversiones de la Historia) y por fin anunciaron mi tren. ¡Aleluya!

No tardé ni media hora en caer dormida (no me dio tiempo ni a salir de la provincia) y tuve sueños muy raros con la pareja de viejecitos que iban sentados delante de mi, una niña chillona y una monja que no recuerdo en qué parada se subió. Cuando desperté ya era casi de noche, y tuve la suerte de no perderme a un grupo de “sanfermineras” desbocadas y a una vaca con los ojos vendados (para los poco avispados, también se iban de despedida) que se unieron a nosotros en Medina del Campo.

Con ese jolgorio y algarabía general llegamos a Pucela city y, para no variar, casi me caigo del tren al bajarme. Antes de darme cuenta, mis amigas me habían arrastrado al aparcamiento de la estación y nos plantamos un babero amarillo fosforescente con una foto de la novia en plan exhibicionista y un broche en forma de polla adornado con flores y marabú. Que no falte glamour, oiga.

Lo del disfraz de enfermeras fue desechado, cosa que agradecí sobremanera al sentir el frío polar que traía el viento del norte en mis “cannes”. Pero aunque nosotras nos librábamos, la novia no iba a tener esa suerte. Embarazada de 5 meses y todo, la enfundamos un disfraz de conejita de playboy estupendo. Tras las fotos de rigor y hacer un poco el subnormal nos subimos al coche para partir raudas y veloces hacia el restaurante donde íbamos a cenar. Y ahora viene lo bueno, porque ¿recordáis que estábamos en Valladolid? Pues tardamos una hora y cuarto en llegar. Y eso que no había que salir del casco urbano. Lo que yo no sabía es que Gallardón ha patentado el modelo de Little Sarajevo y Pucela ha sido una de las primeras ciudades en ponerlo en práctica. Y con buenos resultados, porque entre las obras y las fiestas ya tenía yo alucinaciones con tramos de la M-40 y Plaza de Castilla en hora punta. Pero nosotras somos unas chicas valientes, y a golpe de “Vamos de paseo… pi, pi, piiii! en un coche nuevo…” y mil gilipolleces semejantes llegamos a…

“LA NOCHE PROHIBIDA”

(mañana más, que me está saliendo una entrada kilométrica XDD)

Anuncios

6 comentarios en “Goodbye spinster, goodbye (Odisea castellana)

  1. Yo creia que solo se enamoraba a un hombre de dos manera …Pues va a ser que no!! ;)Besitos cielo como siempre genial tus articulos!!Khorne

  2. Jajaja… cómo sabía yo que iba a haber carnaza en aquel fin de semana. Esperando ansioso esa segunda entrega (de cuántas? :-D) de ese fin de semana loco, loco, loco.Besitos,ÁlexP.D.: Dime que no te han cesurado "pedo" (p-e-d-o… por si me lo censuran a mí también) y te han permitido escribir "polla" (halaaa…) y "gilipolleces"! 😀

  3. Suscribo plenamente lo de \’Little Sarajevo\’… además, Pucela tiene \’trampa\’: o te conoces muy bien el casco antiguo, o es fácil, pero que muy fácil, perderte, y más con las direcciones únicas de las calles si vas en coche.Pero Pucela me encanta. Algún día haré un amago de escribir la entrada que mi Valladolid se merece. Porque…¿Sabía Vd. que yo nací en Valladolid?

  4. me, i and my self… merçi! Welcome!!Khorne, para gente como tú da gusto escribir XDÁlex, me autocensuré, pero luego me solté la coleta :PCronopio, algo me decía que tenías alma castellana…Besines!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s