De paso

 

Perdonad que hoy no os visite ni que conteste a vuestros comentarios, aunque sabéis que los agradezco (y me hacen pensar en presentaros al compañero de viaje de Norte). Perdonad que hoy me retire a un rincón oscuro, echa un ovillo, y trate de no pensar.

Llevo todo el día con náuseas, con el cuerpo revuelto. Asqueada del mundo y sus ocupantes (siento meter a todos en el mismo saco, pero esto me supera). Comenzar la mañana leyendo cosas como:

“Como vimos que la chica no oponía resistencia cuando XXX la llevaba tras los arbustos pensamos en acostarnos todos con ella, de modo que alguien fue a comprar una caja de preservativos y los repartimos entre todos”,

 “Yo tenia el segundo turno, pero YYY me pidió que se lo cambiara y accedí. Aún así me quedé mirando. Como ella lloraba, pensé que quizá no quería que pasara nada de aquello, pero no dije nada por si los demás se volvían contra mí”,

 “Ella vino llorando, y cuando me contó lo que la había pasado me la llevé de allí. Dos de aquellos tipos nos siguieron y nos alcanzaron en una cafetería. Todavía pretendían acostarse con ella, así que salimos corriendo en cuanto pudimos”, no es lo mejor; creedme.

Haciendo un cálculo rápido descubres que la chica de la que hablan es menor (es su primer año como “teen”), y que XXX e YYY son treintañeros; eso sólo ayuda a poner peor las cosas. La Ira sigue a la Furia, y tras ellas sólo quedan el Asco y la Pena.

De un modo extraño, me alegro de no haber tenido nunca prisa para crecer.

Anuncios

6 comentarios en “De paso

  1. Vaya… no me extraña que se te quede mal cuerpo. Espero que no te tengas que cruzar con muchas de estas causas a lo largo de tu vida. :-(Hoy venía con buen espíritu para decirte lo que me divierte siempre leerte, pero… bueno, de todo se aprende. Yo también me retiraré y daré gracias a quien corresponda por la suerte que hemos tenido los míos y yo.Un beso y hasta mañana,Álex

  2. Comparto las náuseas, la ira, la furia, el asco y la pena.Siento mucho que hayas pasado un día tan horrible, pero déjame creer (no solamente quiero creerlo, sino que además estoy seguro de ello) que gente como tú está sobre la tierra para evitar que barbaries innombrables como ésta sigan sucediendo. Es el recurso que nos queda a los idealistas, ¿no?Cuídate, recupérate pronto.Muchos besos, y gracias por tus últimos comentarios.P.S.: ¿Viste? Tragedias así ayudan a relativizar las propias desventuras.

  3. No me extraña que andes mal, porque menudo cuerpo se te queda al leer estas cosas, así que comparto tus náuseas y sobretodo la tremenda lástima hacia todas esas niñas que de un día para otro envejecen treinta años.Adios a la inocencia. Adios a la juventud. Tremenda golpe de la vida. Tremendo desprecio por los canallas. Tremenda tristeza por la raza humana capaz de albergar semejantes monstruos.Un beso.

  4. Esta tarde cuando justo antes de leer tu blog, acaba de ver "La delgada Linea Roja" (Terence Malick), y me flotaba en la cabeza la misma pregunta, todo el mundo hace mal a otras personas, unas veces por descuido pero otras muchas veces queriendo, es algo inherente al ser humano. Pero aun asi siempre hay un momento en el que no puedo llegar a comprender la barbarie…aun asi seguire intentado ser como el personaje de J. Cazaviel que siempre veia la luz en la mayor de las desolaciones (Perdona por el usufructo exagerado de un space ajeno)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s