Leaving on a jet plane

Me encantan las estaciones de tren. Y los aeropuertos. Esas “tierras de nadie” desde las que trasladarte a cualquier lugar del mundo. El principio y el final de mil historias. Incluso, a veces, un intermedio. Han sido testigos de abrazos, risas, amargas partidas, huídas sin mirar atrás y apasionados reencuentros (y lo que les queda, oiga). Te despiden con una sonrisa y te reciben con los brazos (las salas, las cintas, las aduanas…) abiertos. Cuando por cualquier circunstancia tengo que pasar un tiempo en ellos me gusta imaginar hacia dónde se dirigirá la gente con la que me cruzo y qué les espera a su llegada.

Mañana, yo seré una de esas personas. Sentiré esa sensación en la boca del estómago que aparece cuando lo que llevas planificando con ilusión comienza a materializarse. Cuando el billete se convierte en una tarjeta de embarque mientras tu maleta desaparece (esperemos que sólo momentáneamente) por la cinta transportadora. Cuando en las pantallas anuncian tu vuelo y acabas corriendo para llegar al control (no sé cómo lo hago, pero me pasa siempre). Cuando las azafatas te explican las medidas de seguridad y tú las imitas disimuladamente con una sonrisa velada en la boca. Cuando comienzan a rugir los motores y sientes el segundo justo en el que el avión se despega del suelo. Cuando tu viaje es REAL.

La segunda parte de mis vacaciones vendrá al ritmo del traqueteo de un tren, acunándome y sirviendo de arrullo. Con el paisaje castellano de fondo llamándome a gritos. Con el sonido de un río y el murmullo de los chopos de su orilla para darme la bienvenida. Es posible que sea el único momento en el que pueda apreciarlos a la luz del día durante mi estancia, pero el día que me vaya me despedirán sin rencor porque habrán sido mis cómplices durante muchas noches.

Cuando regrese a casa, lo haré (ojalá) con la cabeza desbordada por los recuerdos, la boca dolorida por la continua risa, el cuerpo machacado por las caminatas y los bailes y las pilas cargadas para mucho tiempo. Hasta entonces, disfrutad como tengo la intención de hacerlo yo.

Nos vemos a la vuelta (espero 😉 ).

Anuncios

11 comentarios en “Leaving on a jet plane

  1. Ahora está muy de moda irse al extranjero y conocer mundo. No está mal, aunque reconozco que el interior también tiene su encanto. Te envidio ;)Sobre lo que comentabas en mi blog, conocer a alguien es medianamente fácil. Tratarlo tres cuartos de lo mismo. Que resulte de agrado quizá un 50%. Lo importante no son los tópicos, sino los hechos. O al menos eso creo yo 😉

  2. Ya tengo ganas de que vuelvas para q nos cuentes las historias, anecdotas y pensamientos de tus viajes… disfruta mucho! un beso

  3. hoooooo ahora que llego yo, tu te vas? jo !! bueno pues a disfrutarlo!! y nos leemos a tu vuelta , que lo pases muy bien cielo!! besitos!!Khorne

  4. Espero q te lo pases como minimo igual de bien q yo guapa, no te olvides de hacerme una visita y contarme ese viajecito. A mi se me han acabado los viajes, asi q aprovechare q estoy de rodriguez hasta fin de mes para convertir mi humilde hogar en un hotel 5 estrellas para kien despierte mi curiosidad en las noches del fin de semana,jeje. Esperare impaciente tu regreso! Un besico guapa.

  5. Una madrileña a la que le gustan los gatos, Dragones y Mazmorras y Ulises 31… ¡¿Te casas conmigo?!No, en serio, bonito space. Un muy grato saludo desde "El Calabozo".

  6. He tardado pero aqui estoy. Bueno espero que te lo hayas pasado muy bien en Amsterdam mientras yo estoy aqui amargada estudiando…Ve cogiendo fuerzas para cuando nos vayamos a Salamanca porque Irene está que ruge.Besos

  7. Hola a tod@s!saturn_fun, cuando me sale al vena a lo Tío Matt, el mundo se me queda pequeño 😛 Y hay mucha razón en tus palabras.eva, _meim, Khorne y Julio, mil gracias!! Aquí os dejaré unas cuantas aventuras, no lo dudéis :)MazzyDust, ¿para cuándo ese té? :D__o__Willie__o__, bienvenido y gracias (por la visita y por la proposición :P).Dammitirene, ¡ya era hora, wapa! Tú dedicate a estudiar, que Salamanca ya la quemaremos XDDCorazónVarado, no hace falta llamar para entrar. La puerta siempre está abierta. Disfruta del "baño" :)Gracias Sergi; sé bienvenido tú también.Besines!!!!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s