Downstairs…

Estoy aquí, frente a la pantalla del pc, con un collarín eléctrico al cuello, cansada como pocas veces, y tratando de recordar lo que ha sido mi día.

Madrugón como pocas veces en vacaciones, autobús, atasco, ojeada a Little Sarajevo (calle Princesa de Madrid) y paseo con urgencia hasta la sede de Hacienda. La visita no me soluciona el problema y la chica que me atiende no es capaz de esbozar ni media sonrisa ante mi intento de hacer graciosa mi torpeza. ¡Bendito funcionariado!

Paseo de nuevo hasta Little Sarajevo, donde me reúno con Aran para descubrir que los albergues de Amsterdam que gestiona la oficina del TIVE cuestan un riñón, traba que celebramos con una visita a las rebajas (muy coherentes, como leéis). El hecho de que en un probador de cada vez que tocase una percha se me cayeran tres era una señal, pero no la supe ver; estoy convencida. Así, cuando enfilo la escalera que da a la planta de caja no soy consciente del peligro que me acecha. Mi sandalia pisa el borde del escalón (de mármol), la “lija” esa que ponen está completamente desgastada y no me frena… y lo siguiente que veo es mi cuerpo salir despedido escaleras abajo, donde rebota unas tres veces en los escalones con esa parte del cuerpo en la que la espalda pierde su casto nombre, mientras una sandalia, mi portafolios y unas bolsas vuelan por los aires y Aran flipa detrás de mí. El golpazo es tal, que se escucha en toda la tienda, y aparecen la dependienta y el de seguridad, que se acojonan aún más porque en un primer momento no soy capaz de que las piernas me respondan para ponerme de pie. Pasado el primer susto, me entra la risa y me incorporo con cuidado; a los dos segundos, a pesar del dolor, ya estaba hablando con la chica para que me buscase una camisa en el almacén mientras ella me ofrecía mil veces llamar al Samur; es lo que tiene estar acostumbrada a estos percances XDD.

Al llegar a casa me ha tocado comer medio tumbada, cual romana en el triclinium, porque mi coxis no estaba para bromas, y al ratito, again a Madrid, para ver a mis amigas del colegio y cotillear un rato. El café de sobremesa se ha convertido en cañas y tapeo de cena, todo ello sazonado con la Cuarta Sinfonía en “Auch! Menor”, que ha interpretado una servidora cada vez que súbía/bajaba de un bordillo, se sentaba/levantaba de una silla o intentaba cruzar un paso de cebra con el muñequito parpadeando. La causa: latigazos en el cuello, dolor de coxis y pinchazos en las piernas. Todo el pack. Si mañana sigo así, me voy a Urgencias.

Y ahora estoy aquí, frente a la pantalla del pc, con un collarín eléctrico al cuello…

Anuncios

3 comentarios en “Downstairs…

  1. ¡Ah! O sea, que eras tú la del \’trompazo\’ de la tienda de la calle Princesa (me encanta lo de \’Sarajevo\’ ¿me lo puedo \’quedar\’?)… Ayer tarde estuve de compras por el Zara y El Corte Inglés de la citada ¿calle?, y todavía resonaban las risas, hasta oí de paso que una dependienta le comentaba al guardia de seguridad del turno de tarde: "Si vieras la o… que se ha pegado esta mañana una chica, aquí mismo…". ¡Te has convertido en una leyenda urbana!.Bueno, como supondrás es broma… pero tenías que ser tú. Pa\’ habernos \’matao\’.Supongo (espero) que no haya sido más que el golpe, sin mayores consecuencias. Pero, en serio, cuídate. Y, por favor, deja ya las sandalias, que van dos (la de Castellana y ésta). Ponte botas, joer.Guiños.P.S.: Muchas gracias por tus comentarios en mi espacio. Se aprecian un montón, de verdad.

  2. En resumen, un día cojonudo jajajajaja pues a mí ayer me pisaron con un tacón en una zona del pie donde yo pensaba q era imposible pisarme. En la parte exterior del pie, justo debajo del tobillo. Increíble. La tipa ni se dio cuenta……pero me dio una rabia!!! Ahora lo tengo morado e hinchado….y como dueleeee!!!!!Bueno..un besote!!!!

  3. En primer lugar diré que los "daños" a día de hoy se reducen a tener el cuello un poco agarrotado y no poder sentarme rápido XD Todo lo demás, ok.Sí, Cronopio, fui yo la del trompazo XD. Y, a pesar de que lo que dices es coña, no me extrañaría que se hubiera comentado. No fué para menos. Y lo de Sarajevo.. si lo sufres, tienes todo el derecho a usarlo. No more, no less.Marta, esa tía tenía un "ojo" tremendo… espero que ya estés mejor!!Bss!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s