Hold me tight

Hay días que en principio no tiene nada de especial. Trabajo, descanso, trabajo, comida, trabajo, a casa. Y de pronto, como quien no quiere la cosa, acabo siendo grabada junto con mis amigas para salir en un video que se visionará en la despedida de soltero de un chico al que no vemos desde hace unos cinco años (no os penséis nada raro, se trataba de hacer una panorámica de gente que ha pasado por su vida). Mientras nos tomamos unas cañas y hablamos de cosas insustanciales, vamos recordando anécdotas de cuando su grupo y el nuestro salían juntos y es como hacer un viaje al pasado, pero sin Michael J. Fox y en una terraza.
 
El esfuerzo intelectual del día, las emociones de la tarde y el cansancio que vengo arrastrando desde vete a saber tú cuando han hecho mella en mí al llegar a casa, y tomo al asalto el sofá sintiéndome un osito de peluche o mi gato cuando se pone mimoso. Sólo quiero que me abracen.
 
 
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s