Messengereando… (Chapter tchú)

“Jesús”

“Gracias!”

Vale, nota mental: Dejar de hacer públicas mis gracias mentales ¬¬’

En fin, y tras la “carolada” de turno, como ya he dicho que soy una señorita de palabra, aquí os dejo el segundo capítulo de ese apasionante tratado que es “Messenger for nerds” (no se nota que lo he escrito yo, ¿no? ^^).

_______________________________________________________________

4.- Conversación propiamente dicha:

Ya hemos saludado/nos han saludado, intercambiado las fórmulas de cortesía pertinentes y lo que nos queda es HABLAR. (*NOTA: Llegamos a una zona de máxima dificultad).

Supongo que si somos capaces de mantener una conversación cara a cara, también seremos capaces de superar esta prueba. Al igual que la otra persona buscará temas de los que hablar, y nos hará preguntas sobre nuestras vidas/intereses, nosotros no debemos dejar de lado este aspecto del proceso. Contestar a todas las frases con emoticones o con un “Jeje” NO SIRVE. Los monosílabos y onomatopeyas constantes tampoco son una buena elección. Procuraremos dar un mínimo de contenido a nuestras intervenciones, pues por un lado satisfarán la curiosidad contraria que ha llevado a preguntar, y por otro pueden dar claves para continuar la conversación por los más inverosímiles caminos. En este momento se nos exige un grado de concentración bastante importante, porque debemos ser capaces de relacionar la conversación actual con otras anteriores. Si ayer nos contaron una cosa y hoy no somos capaces de seguir el tema, nuestra pareja conversacional puede sentir que no se la lee, y con razón. Procuremos prestar un poco de atención a lo que se nos cuenta, porque a nosotros también nos hace ilusión que recuerden lo que hemos comentado, ¿no?. Sé que en principio puede parecer difícil, pero con un poco de práctica y poniendo algo de interés, descubriremos que nuestras oxidadas neuronas nos llevarán a buen puerto en esta empresa.

No debemos olvidar comportarnos acorde con el tema tratado: si es un tema lúdico, seguiremos las bromas y chanzas aportando las de nuestra propia cosecha y riendo si es necesario (pero teniendo en cuenta no reír demasiado si no nos hace gracia, porque aunque no se nos vea la cara, se sabrá que somos falsos y no es plan; lo mismo a la inversa: si nos hace gracia, un simple “je” puede dar al traste con las ganas de continuar con ello por entenderse una respuesta “para salir del paso”); si se trata de un tema intelectual, aportaremos los datos que poseamos para que resulte enriquecedor para las dos partes, y si hay algo que no entendemos o una información que desconocemos, mejor una pregunta a tiempo que un ridículo posterior (no somos la Enciclopedia británica, pero puntuará favorablemente un mínimo bagaje cultural y la inexistencia de faltas de ortografía, excepto las provocadas por una rápida escritura que serán corregidas en cuanto se detecten; en cuanto a los acentos, la política es más flexible, pero se aprecia que se coloquen los necesarios para que las frases no pierdan su sentido original); si el tema se refiere al plano sentimental (DANGER AHEAD) escucharemos atentamente y tendremos que saber cuándo ofrecer una visión práctica o todo el apoyo moral posible (ineptos emocionales, mejor abstenerse de esta parte; sólo recomendada para expertos); y así hasta el infinito…

Nota aclaratoria: Grados de las conversaciones

Grado 1: Sopor absoluto

Grado 2: Reticencia pero cordialidad

Grado 3: Normalidad distante

Grado 4: Maj@

Grado 5: Maj@ + 1

Grado 6: Maj@ con feedback à preguntas – respuestas

            Teniendo en cuenta la graduación anteriormente reseñada, lo mínimo requerido para considerar una conversación como aceptable, es el grado 4, siendo el óptimo y más deseado el 6º. Menos de eso, confiere a la interlocutora derechos que van desde la no-admisión hasta la quema de la casa del contertulio o el bombardeo masivo de virus a su PC, según el grado de cabreo obtenido durante el “diálogo”.

5.- Despedida:

Si el momento de iniciar una conversación es importante, terminarla es determinante para la imagen que va a quedar de nosotros cuando se cierre la ventanita.

Por de pronto, NUNCA largarse sin despedirse. En caso de que el problema sea de la conexión, en la siguiente oportunidad que se tenga, se llevará a cabo el punto 3.a) explicando nada más comenzar porqué nos fuimos “a la francesa”.

Para que nuestra despedida sea de todo punto congruente con el modo que hemos llevado la conversación (recordemos, Grado 4 mínimo), el procedimiento a seguir es el siguiente:

a)         Avisar que nos vamos, dando en su caso una pequeña explicación del por qué (tenemos sueño/nos vamos de farra/nos reclaman/tenemos algo que hacer… procurando que sea creíble; esto genera confianza hacia nosotros, porque hace ver que no nos largamos porque la conversación nos resulte imposible à y nunca será así si hemos sido capaces de cumplir los objetivos de esta guía).

b)         Si la conversación ha sido satisfactoria, emplazar a nuestro contertulio a repetirla (un simple “hablamos”, basta. Esto también se aplica si las conversaciones se producen con habitualidad).

c)          Desear “buenas noches” si nos vamos a dormir, “que te diviertas” si es que se sale… es decir, preocuparse por que la otra persona se encuentre bien una vez que se ha terminado la comunicación.

d)         Besos, abrazos y muestras de afecto varias. Esto se deja al arbitrio de cada uno, dependiendo del grado de apego/amistad que se tenga hacia la otra persona.

e)         En este momento, los verdaderos profesionales del Messenger, sacan a colación cualquier tema absurdo de conversación que alargará la misma unos minutos más (ya sea para quedar, decir una última gracia…).

f)           Re-despedida (puntos b), c) y d) de nuevo): esta vez puede ser más rápido que la anterior (Recordemos que esto sólo para profesionales).

g)         Adiós propiamente dicho (bye, ciao, adieu….).

Una vez nos hemos despedido definitivamente, procuraremos no mantenernos conectados siete años y medio más, porque podemos dar la impresión de que simplemente nos queríamos quitar a esa persona de encima cuanto antes.

_________________________________________________________________

Y para mañana, los “puntos conflictivos”.

¡Feliz vuelta a la rutina!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s