Messengereando que es gerundio…

¡Qué gran mundo el del Messenger! ¡Qué de amistades ha estrechado y cuántas se ha cargado! Porque, reconozcámoslo, a pesar de todas las ventajas del programita de marras, no poder escuchar a tu interlocutor no sólo puede llevar a miles de malentendidos, sino también a cabreos, y muy serios.

Por eso, por iniciativa mía y contando con la ayuda inestimable de mis contertulias trasnochadoras, se ha elaborado este pequeño manual de uso y disfrute del que podría llamarse “la revolución comunicadora del s.XXI”.

“Messenger for nerds v1.1: Cómo mantener una conversación”

1.- Conectarse al Messenger

2.- Mantenerse online (más que nada para que el resto de la gente entienda que puedes/quieres hablar)

3.- En este instante pueden ocurrir dos cosas:

a)       a) Saludas (lo más deseable).

b)       b) Te saludan (se te han adelantado).

Analicemos cada opción por separado:

a)       a) Saludas:

Como hemos explicado antes, es la opción más deseable. Entiéndase que si se saluda, la otra persona va a suponer que se pretende mantener una conversación (lógico por otra parte, cuando se trata de un programa de comunicación en tiempo real), de modo que hay que estar preparado para HABLAR.

En cuanto a posibles saludos, se admiten dos tipos: de palabra (hola, hello, hi!, jai, q pasaaaaa, buen@s días/tardes/noches…) o emoticones (entendiéndose que al emoticón siempre tiene que seguir el saludo verbal). Una vez ha sido contestado nuestro saludo, es conveniente que no pasen más de 2 minutos (tiempo máximo permitido SIEMPRE entre una frase y otra) para que nuestro interlocutor no piense que lo estamos vacilando.

Después de intercambiados los saludos, llegan las fórmulas de cortesía. Igual que en una conversación cara a cara, resulta agradable a la persona que se sienta al otro lado de la línea que preguntemos por su estado general. Tras esto, recibiremos la recíproca (si recordamos algún episodio de otra conversación por el que sea necesario preguntar, hacerlo en este momento nos otorgará muchos puntos porque demostrará que leemos lo que nos escriben). A partir de ahí, la conversación puede dirigirse por derroteros impredecibles, pero hay que recordar que puesto que la hemos comenzado nosotros, tenemos que mantenerla, y no cargar todo el peso en la otra persona (provoca un serio cabreo).

b)       b) Te saludan:

Esta vez, alguno de tus contactos se ha adelantado. Puede ser que:

         b.1) Estés ocupado: si es así, lo más lógico es avisarlo desde un principio, para evitar que nuestro contertulio acabe con canas esperando cada contestación (recordemos el límite de los 2 minutos). Si se plantea bien y con educación, se nos ofrecerá mantener la conversación en otro momento o seguir adelante respetando las ausencias. Decidir qué opción es más acertada depende de nuestra situación en ese momento, pero hay que avisarlo. (En realidad, en este caso lo preferible es usar alguno de los estados que el programa ofrece: Ausente, no disponible… pero eso se tratará más adelante).

         b.2) No estás ocupado: en este caso, se seguirá el protocolo del punto a), pero teniendo en cuenta que nosotros seremos los que contestamos. Eso sí, no dejar morir la conversación; ya que se ha mostrado un interés en nosotros, qué menos que mostrarlo nosotros también.

__________________________________________________________________________

Creo que por hoy es suficiente. Mañana más. Y que conste que al final pienso poner un examen práctico. Hala

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s